FANDOM


Tierras de gris
Pertenece a: Trapezium
Género Misterio, acción
Estado Terminado
Ambientada en Ponyville, Equestria
Personaje (s) Density Presence, Day Glow, Mystery Notes...
Cronología
Marionetas de una silueta Tierras de grís Vieja cuenca no olvidada
"Tierras de gris" es el octavo capítulo de la serie Digression.

Desde lo menos conocido en Equestria, se encuentra una tribu de ponis que, impulsada por un enorme resentimiento, comienzan a resurgir monstruosamente desde donde habían permanecido por una exagerada cantidad de tiempo, muy pocos ponis siendo conscientes de su existencia.

Relato del capítulo

Ponyville, un pueblo que solía ser tan tranquilo se había convertido en un completo desorden.

Gran parte de los habitantes de dicho pueblo habían salido desesperadamente de sus casas, solo para ir a la siga de un poni en particular.

Pocos ponis seguían dentro de sus casas, quedando como única opción para ellos quedarse donde estaban.

De repente, algunos ponis de los que estaban afuera reaccionaron violentamente, y rompieron las ventanas del frontis de una de las casas, en la que se encontraba una familia almorzando pasivamente.

  • Una yegua: ¡Salgan de ahí gallinas!
  • Un corcel: ¡Sí! ¡Dejen de comer y vengan a escuchar a un verdadero líder!

En ese momento, uno de los corceles que estaba comiendo se levantó de su silla y empezó a discutir con los otros dos.

  • Corcel 2: (Calmado) Oigan pero, ¿Qué les pasa? Están locos.
  • Yegua: ¡No estamos locos! ¡Vemos la verdad y ustedes no!
  • Corcel 2: (Se enoja) ¡¿Ah y quieren saber algo?! La verdad es que ese tipo les está haciendo un lavado de cerebro, por eso es que parecen enfermos.

De repente, los dos ponis de afuera reaccionan sin control y entran a la casa por las ventanas rotas para golpear al corcel, pero este se defiende y los saca furiosamente de la casa empujándolos, mientras los que parecían sus padres trataban de tranquilizarlo.

  • Corcel 2: ¡Aléjense maldita sea! ¡A mi familia nadie la toca!
  •  ???: Por favor, Density hijo, cálmate.
  • Density Presence: ¡Ellos deberían calmarse! ¡Parecen estúpidos domados por otro estúpido!
  • Mamá de Density: La verdad, sí, tienes razón, pero me asustas cuando te pones así, porque rara vez lo haces.
  • Density Presence: (Se calma y se sienta) Perdón familia, en serio. Es solo que yo esperaba que estas dos semanas de vacaciones que nos dieron con bastante retraso fuese divertida junto a ustedes. (Se pone los cascos en la cara) Pero estos ponis me fastidian tanto, nos fastidian a todos los que tan solo queremos relajarnos.
  • Papá de Density: (Suspira) Sabemos exactamente lo que sientes hijo, nosotros también hemos tenido que lidiar con cosas como esta cuando solo queríamos relajarnos.
  • Una hermana de Density: Sí... y por cierto, me pregunto por qué la princesa Twilight no hace algo, como se encuentra al lado.
  • Density Presence: Seguramente no está en su castillo ahora, pero si lo está no sabría responderte.

[En la casa de la familia de Burning]

Estaba Day Glow mirando por la ventana a la montonera de ponis movilizados, mientras la radio que estaba cerca de ella seguía sonando.

  • Day Glow: (Alterada) Perfecto, ¡Una cosa así faltaba ahora! (Cierra las cortinas) La verdad es que no se que otra cosa peor pueda pasar ahora.

Day se quedó sentada en el sillón junto a Mystery, quien se encontraba mirando hacia el techo con un rostro que denotaba un claro sentimiento de frustración en ella.

Se mantuvieron así unos minutos, mientras los ponis seguían haciendo ruido en el exterior, hasta que de imprevisto, la radio comenzó a transmitir noticias otra vez.

  • Radio: Noticias de último momento, la ciudad de Canterlot está siendo invadida por un grupo numeroso y desconocido de ponis, e inclusive están... ¿Qué? ¡No! ¡Entraron al estudio! ¡Ayuda! ¡Suéltenme! (se corta la señal).
  • Mystery Notes: (Con los ojos muy abiertos) ¿Q-qué demonios fue eso?
  • Day Glow: (Asustada) Definitivamente las cosas se están poniendo muy feas últimamente. (Se levanta desesperada del sillón) ¡No quiero que nos tengamos que ir como lo hicimos en Diamond Town! ¡No quiero!
  • Mystery Notes: ¡Mamá! ¡A dónde vas! (Sigue a Day).

Mientras en Ponyville a penas comenzaba el verdadero caos, en Canterlot este ya se había desencadenado completamente.

La masa de invasores había llegado sin previo aviso, y lo único que hacían los habitantes de Canterlot era correr despavoridos por las calles, siendo casi todos sometidos por los invasores, y siendo aniquilados los que oponían más resistencia.

Entretanto ocurría esto, justamente las cuatro princesas de Equestria estaban reunidas en el castillo de Canterlot, hablando exactamente de todos los acontecimientos raros que habían estado ocurriendo en Ponyville, cuando de repente empezaron a escuchar los desesperados gritos de los ponis, sumado del alboroto que estaban provocando los invasores.

Todas salieron del castillo volando, y cuando vieron lo que estaba pasando, la expresión en sus rostros cambió por completo.

  • Twilight Sparkle: (Aterrada) Pero, ¡Qué rayos está pasando!
  • Princesa Luna: (Confiada) No lo sé, pero sea lo que sea hay que poner orden a... (es golpeada fuertemente).
  • Princesa Celestia: (Se altera mucho) ¡Luna! (es golpeada de igual forma).

Dos sujetos desconocidos aparecieron de la nada, y golpearon de tal forma a las hermanas princesas que las dejaron inconscientes, además de haberlas lanzado lejos con sus golpes.

Dichos sujetos se dirigieron esta vez a las dos princesas que se mantenían en el aire, pero estas lograron verlos correctamente, pudiendo esquivarlos y observarlos mejor.

Se trataba de dos pegasos, de los que una tenía en su cara un aspecto que revelaba locura absoluta, mientras el otro tenía una expresión más seria.

  • Princesa Cadence: (Frunce el ceño) ¡Quienes son y cuál es el propósito de todo esto!
  •  ???: ¿Perdón? ¿Debo explicárselo a ustedes solo porque son princesas?
  • Twilight Sparkle: ¡Más bien deberías explicárselo a todos!

Las princesas comenzaron a lanzar unos cuantos rayos de magia a los pegasos, pero estos los esquivaban todos sin mayor problema, hasta que en un momento se teletransportaron velozmente atrás de las princesas, no dejándoles tiempo para reaccionar, golpeándolas fuertemente en la cabeza, terminando por dejarlas inconscientes.

  •  ???: Y ahora, con aquellas cadenas celestiales que tienen en el castillo las envolveremos y así no podrán librarse.
  •  ???: (Con voz aterradora) Exacto.
  •  ???: Y después usaremos esas cosas para encadenar a la chiquilla que dejamos en la guarida. Ella sigue inconsciente así que ve a controlar al resto de los ponis mientras yo voy a saquear el castillo.
  •  ???: (En la mente de la pegaso) Hazle caso Cloudlight, no creas que te guíe hasta esta tribu para nada.
  • Cloudlight Sounds: (Completamente hipnotizada) Sí... señor Fog Spirit.

[En Ponyville]

La situación en Ponyville se estaba transformando en un completo caos. Los movilizados se descontrolaban cada vez más, entraban a otras casas violentamente y sometían a los ponis que estaban dentro de ellas.

Esto siguió así hasta que llegaron unos cuantos equipos de policías a controlar la situación, sin embargo, esto solo empeoró las cosas.

Los movilizados, enfurecidos, se abalanzaron sobre los policías como bestias sin control, haciendo que estos no quedaran con más opción que hacer uso de la pólvora, y abrir fuego.

Tempest Mallet aprovechó la condición de la situación para ir a la única cárcel de Ponyville y liberar a alguien en especial.

  • Tempest Mallet: Ahora, dónde estás, maldita karateca.
  • Un policías: (Corriendo hacia Tempest) ¡Hey! ¡Quieto! ¡No deberías estar aquí!
  • Tempest Mallet: (Se ríe un poco) ¿Ah en serio?

Tempest se teletransportó rápidamente hacia el policía, para después golpearlo fuertemente en el estómago, lanzándolo hasta el final del pasillo.

  • Tempest Mallet: (Hablando para él) Esa tipa ya tiene una conexión permanente con el señor Fog, así que no puedo dejarla ir (se teletransporta al siguiente piso).

Siguió buscando rápidamente, hasta que de repente destruyó una reja, en la que se encontraba una terrestre que reaccionó de inmediato, y se puso en posición de combate.

  •  ???: (Se pone en posición de combate) ¡¿Qué diablos?! ¡Cuál es tu problema!
  • Tempest Mallet: (Se ríe) Mejor agradece que te voy a sacar de aquí (se mueve ágilmente y la golpea en la nuca) Y de paso... (abre todas las rejas con su magia) los libero a todos ustedes, a ver si demuestran lo que son realmente.

Todos los prisioneros comenzaron a escapar desesperados, mientras la situación en Ponyville seguía empeorando a tal punto que los ponis que no habían sido sometidos por los movilizados no quedaron con más opción que empezar a escapar del pueblo con la ayuda de algunos policías.

  • Un poni cualquiera: (Hacia un policía) ¡De repente esos simios se descontrolaron por completo! ¡Por qué!
  • Policía: (Hablando rápido) No tenemos idea, pero si someten al resto de los ponis será un gran problema ¡Ahora apresúrate y ve con los otros ponis!
  • Policía 2: ¡Oigan! ¡Los de la cárcel se están escapando! ¡Deténganlos!
  • Policía: ¡¿Q-qué?!

[Vase el poni]

[Unas horas después]

  •  ???: (Pensando) ¿Qué demonios está pasando? ¿Acaso estoy soñando? (Deja de pensar por un rato) ¿Y qué diablos son esos murmullos que oigo? Acaso... ¡¿Esos son gritos de ponis?!

Poco a poco la audición se le fue aclarando, pero aún no salía de su estado de inconsciencia, y mientras su audición seguía aclarándose, escuchaba gritos y quejidos tanto de ponis como de animales de forma cada vez más clara, luego escuchaba golpes, luego risas siniestras, y por último sintió como un montón de cadenas la rodeaban.

Todo lo que escuchaba terminó por perturbar su mente lo suficiente como para despertarla sobresaltada, y ahí vio como se encontraba rodeada de un montón de extrañas cadenas que estaba forjadas a todas las paredes que habían en ese extremo del lugar.

  •  ???: (Llega levitando velozmente) Muy bien. Ya logré tomar control de Ponyville, y fue más fácil de lo que creí, ¿Y ustedes?
  •  ???: Una parte de la tribu ya está volviendo hacia acá por el túnel que hicimos, y las princesas ya están completamente encadenadas, tal como esa chiquilla.
  •  ???: ¿Y quién es la pegaso?
  •  ???: Ah, esta chica me ayudó a tomar control de Canterlot, pero ni siquiera se su nombre (mira a la pegaso) ¿Cuál es tu nombre?
  •  ???: (Con voz siniestra) Cloudlight... Sounds.
  •  ???: ¿Y porqué... te ayudó?
  •  ???: Dice servirle a Fog Spirit, que es nuestro mismo líder. Es muy obediente así que no te preocupes.
  •  ???: (Llega teletranspertándose) Oye Tempest, esto del sacrificio es solo para tener un pretexto para matar a la unicornio ¿Verdad?
  • Tempest Mallet: Exacto, sino los más tontos de la tribu se alborotarán, y no quiero que estorben. Y por cierto, se me olvidó decir que traje a Earthquake de vuelta.

Mientras el grupo de líderes se preparaban para el "sacrificio", Burning, aún algo débil, comenzó a forcejear para zafarse de las cadenas, pero sus esfuerzos parecían inútiles.

Levantó la vista por un momento, y fue en ese entonces cuando presenció un montón de cosas que jamás esperó presenciar.

Vio a muchos animales siendo maltratados por los ponis, e incluso siendo torturados. También vio a una multitud de potrillos que eran tratados de la misma forma que los animales, además de que parecían ser esclavos.

Estas imágenes aterrorizaron completamente a Burning, quien después de unos segundos giró la cabeza para evadirlas, pero los llantos y quejidos seguían atormentándola.

Aquel enorme tormento mental en Burning comenzó a transformarse en ira poco a poco.

Giró la cabeza rápidamente hacia los líderes de la tribu, pero al hacer esto vio que Cloudlight se encontraba junto a ellos.

  • Burning Fury: (Pensando) ¡¿Esa no es... Cloudlight?! (La observa muy confundida) ¡Qué está haciendo aquí! ¡Qué diablos le pasó!

Solo después de un rato, Cloudlight, quien se encontraba quieta en el lugar donde estaba, se percató de que Burning la observaba, y al mirarla de vuelta, embozó una sonrisa con la que a cualquiera se le habrían puesto los pelos de punta.

Burning dirigió su mirada hacia otro sitio, en el cual parecía haber una puerta de acero, la que se abrió justo mientras Burning miraba, y para su sorpresa, un grupo grande de corceles comenzó a salir del sitio mientras sostenían a los que parecían ser prisioneros, pero Burning quedó realmente impactada al ver que uno de los prisioneros era el vendedor del diario de la zona en la que ella vivía. Posteriormente apareció Firewood, quien Burning ya había supuesto que lo tenían ahí.

Una vez que ya todos estaban fuera de la prisión que tenían ahí formaron una fila y todos quedaron mirando hacia donde estaba Burning, completamente encadenada.

  • Tempest Mallet: Primero, que les quede claro que si tratan de escapar, o si tratan de hacer cualquier cosa que esté fuera de lo que les he planteado, terminaran de igual forma que aquella unicornio (empieza pasearse por el lugar) Aunque en realidad a esta tipa la capturamos ya que yo logré percibir una gran densidad mágica proveniente de ella, y eso hizo que sospecháramos. (Hace una pausa) Como no nos queda otra opción más que matarla, aprovecharemos eso para brindarle un sacrificio especial al gran dios gris.
  • Burning Fury: (Pensando) ¡Maldición! ¡Debo librarme de estas cadenas o me van a matar! (Empieza a forcejear) ¡Maldición!
  • Líder tercero: (Se acerca a Burning levitando) Lo siento niña, pero dudo mucho que puedas zafarte de estas cadenas, son hechas de magia. (En tono burlón) Solo te queda esperar la muerte (se aleja).
  • Tempest Mallet: Muy bien, cuarteto, prepárense para el rayo en conjunto, (susurrando) y así ya no tendremos ningún otro obstáculo.

Los cuatro líderes se pusieron en linea, y luego empezaron a cargar grandes masas de magia, mientras Burning seguía ahí, encadenada, ya casi resignada.

  • Firewood Sitck: (Pensando y mirando a Burning desesperado) ¡Maldita sea Burning! ¡Demuestra que eres lo suficientemente fuerte como para librarte de eso!

Los líderes ya estaban terminando de generar la energía, justo cuando Burning nuevamente comenzó a forcejear, pero esta vez, comenzó a hacer un esfuerzo mucho mayor que antes, y en el momento que los otros ponis iban a lanzar el rayo, un aura amarilla y semitransparente empezó a rodear el cuerpo de Burning, mientras comenzaba a romper las cadenas lentamente.

  • Líder cuarto: (Abriendo mucho los ojos) ¿Acaso está...?
  • Tempest Mallet: (Enfurecido) ¡¿Qué demonios?! ¡Está rompiendo las cadenas! (Extiende su casco izquierdo) ¡Ahora!

La masa de magia empezó a dirigirse a Burning, quien aún estaba tratando de romper las cadenas, pero al ver que su muerte ya era cuestión de segundos comenzó a resignarse otra vez, pero manteniendo aquel aura que le rodeaba.

  • Burning Fury: (Pensando y recordando lo que había visto) Malditos enfermos... (comienza a hacer fuerza) yo no pienso quedarme así... si tipos como estos siguen existiendo... maldición... (levanta la mirada) los mataré a todos (pega un gran grito y se libera de las cadenas).

Burning logró quitarse las cadenas justo cuando la masa de energía impactó con su cuerpo, provocando una gran explosión en el área.

  • Tempest Mallet: Perfecto, ya está.
  • Líder segundo: Ahora ya podemos volver a lo de siempre.

Cuando Burning ya parecía estar muerta, todos comenzaron a volver a donde estaban antes, hasta que de repente, uno de los líderes empezó a sentir fuertes pasos que venían del lugar en el que estaba la unicornio.

El corcel se giró junto con los que también se comenzaban a percatar de dichos pasos. Siguieron mirando hacia la misma dirección, y cuando la nube de polvo y humo comenzó a extinguirse, fue el momento en el que se vio un aura naranja tras la nube, y luego una silueta.

Cloudlight fue la primera en reaccionar ante esto, y se dirigió a la silueta para golpearla sin piedad, pero fue entonces cuando justo antes de que su casco golpeara a la silueta, un casco naranjo salio de la nube de polvo y agarró a Cloudlight y la golpeo en la mandíbula con extrema violencia, lanzándole lejos de ahí.

Finalmente la nube se extinguió por completo, y todos pudieron ver mejor a la silueta. Era Burning, quien tenía una expresión de cólera en el rostro, y ojos que ya no se veían azules, sino anaranjados.

  • Burning Fury: (Enfadada) ¡Enfermos infelices! ¡Su estúpido rayo de magia no me hizo nada!
  • Tempest Mallet: (Confundido) ¡Qué demonios sucede con esta unicornio! ¡De repente su poder se dispara! ¡No es para nada normal!

Algunos de los ponis que tenían como prisioneros en ese lugar comenzaron a escapar, pero la mayoría de ellos fueron encarcelados nuevamente, y los que lograron escapar fueron forzados a regresar por la presencia de Cloudlight, quien había terminado fuera de la guarida.

  • Tempest Mallet: (Hablándole a un grupo de guerreros) ¡Qué están haciendo estúpidos! ¡Ataquen a la unicornio!

Tempest iba a ponerse en posición de pelea, pero antes de que pudiera girar la cabeza por completo, Burning ya se encontraba en frente suyo, y lo golpeó en la frente de forma monstruosa, siendo arrastrado por la fuerza del golpe, quedando aturdido por unos instantes.

El resto de los líderes junto a los guerreros se tiraron encima de Burning después de ver eso, pero sus esfuerzos fueron en vano, y fueron todos, incluyendo a los líderes, dispersados por todo el espacio del lugar por la energía de Burning, quien no parecía tener un verdadero control sobre esta.

  • Tempest Mallet: (Pensando) ¡Qué rayos le pasa! ¡Parece que no controla su magia en absoluto!
  • Burning Fury: (Enfurecida) ¡Van a morir! (le lanza un gran rayo de magia a Tempest)

El rayo de magia que lanzó Burning era enorme, pero Tempest logró reaccionar rápido y lo esquivó a tiempo, quedando cerca de donde estaba Burning, quien no le dio ni un momento para pensar, y para cuando Tempest se iba a preparar para pegarle a Burning, esta ya se había teletransportado a su derecha, y le pegó, esta vez, en la cien, dejándolo aturdido nuevamente, y en el suelo.

De repente, todo el lugar comenzó a derrumbarse lentamente, debido a los estruendos que producían los rayos de magia de Burning al impactar. Un trozo enorme de roca comenzó a caer sobre los prisioneros que aún estaban en aquella jaula. Esto hizo que Burning, al ver lo que iba a ocurrir, volviera en sí, también volviendo sus ojos a ser azules.

Antes de que el inmenso pedazo de roca aplastara a los ponis, Burning pudo teletransportarse lo suficientemente rápido como para poder romper la puerta de acero, y luego sostener a duras penas el trozo de roca, el cual era 8 veces más grande que una casa común aproximadamente.

  • Burning Fury: (Muy forzada) ¡Ahora! ¡Salgan rápido! ¡No podré sostener esto por mucho tiempo!

Todos acataron rápidamente la indicación, al menos hasta que vieron como la pegaso endemoniada junto con Tempest Mallet se acercaban velozmente.

Ya que Burning ahora era capaz de usar la telequinesis a una distancia mucho mayor, logró sostener a todos los ponis que estaban escapando con su magia, y los lanzó lejos de ahí con el fin de que Cloudlight y Tempest impactaran con ella en lugar de los prisioneros, pero esto no ocurrió exactamente así.

Antes de que Cloudlight y Tempest impactaran con Burning, de repente el suelo del área en la que estaba ella se desprendió, entrando justo en aquel momento los otros dos, ambos viéndose acorralados ya, por lo que comenzaron a perseguir a Burning, quien era su verdadero objetivo.

Comenzaron a perseguirla, mientras ella seguía cayendo por el agujero sin fin que se había formado. En un momento, la roca enorme ya estaba alcanzando a los tres ponis, y tanto Cloudlight como Tempest sabían que no podrían detenerla con sus propios cascos, por lo que aceleraron y alcanzaron a Burning.

Empezaron a golpearla entre ambos, quienes claramente demostraban tener ventaja sobre ella.

Llegó un punto en el cual, de repente, los tres ponis vieron una extraña luz naranja al fondo del agujero. Se desesperaron un montón al darse cuenta de que se trataba de un chorro de lava.

Cloudlight aceleró aún más, y golpeó otra vez a Burning, con el fin de hacer que llegara a la lava más rápido, pero en cambio, hizo que esta rebotara en la pared de a su izquierda y cayera en el borde de lo que parecía ser un túnel que estaba a la derecha.

Cloudlight, al darse cuenta de que Burning había caído en un supuesto túnel, quiso desviarse rápidamente, pero chocó con una piedra que sobresalía, esto último haciendo que se inestabilizara, siendo alcanzada por el borde derecho del trozo gigante de roca, cayendo en el túnel de todas formas.

Tempest, que era el que estaba más atrás, no vio el borde a la derecha, y entonces de repente comenzó a encender un aura peculiar alrededor de su cuerpo.

  • Tempest Mallet: (Frunciendo el ceño) Maldición, esta técnica no la puedo usar muy bien, pero ahora no me queda más opción que usarla (lo cubre un aura de color carmesí, y luego es cubierto por la lava, posteriormente la roca gigante cae en la lava).

Tempest no volvió a aparecer, Cloudlight había quedado entre las piedras que habían en el túnel, y Burning estaba levantándose, mareada y herida.

  • Burning Fury: (Respirando fuerte y rápido) ¡Por qué demonios habría un agujero gigante debajo de ese lugar? (mira al sin fin del camino) ¿Y por qué está esto aquí? Es como si alguien lo hubiera hecho. (Hace una pausa) No entiendo como diablos me pude meter en un problema así... y seguir viva.