Fandom

My Little Pony: Fan Labor Wiki

Como Canela Y Azucar

5.209páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios15 Compartir
Extraterrestrial Soarin X Rainbow Dash-001:13

Extraterrestrial Soarin X Rainbow Dash-0

Despues de hacer el fanfic hice este video que subi a youtube

Images (13).jpg

Cinamon And Sugar soarin con traje de wonderbolt

Soarindash kiss.jpg

Como Canela Y Azucar imagen original del fanfic

Mi Segundo Fanfic Como Canela Y Azucar si quieres ver el primero aqui solo da click aqui -La Novia Celosa

Sinopsis Y Protagonistas

Soarin se enamora de applejack haciendo que rainbow dash le dieran celos y al final resultan besandose

Los protagonistas son

Soarin, Rainbow Dash y Applejack

Fanfic

Era un día como cualquier otro para Rainbow Dash; distraer a Twilight de sus estudios, practicar, arrastrar a Applejack a un juego de lanzar herraduras, terminar la patrulla del clima, practicar un poco más, y tomar una siesta revitalizadora.

Era casi el comienzo de su segunda siesta cuando Soarin apareció de la nana esponjosa que estaba debajo de ella.

“¡Hey, Dash! Applejack me dijo que te encontraría aquí.”

La pegaso ya se encontraba en medio de una queja antes de percatarse que se hallaba en presencia de un Wonderbolt. Entonces espabiló y se sentó casi rígida. “¡Soarin! ¿Qué estas haciendo aquí?

“Es el descanso de nuestro escuadrón” Dijó, moviendo su pezuña de forma indiferente. “Iba a visitar a mi familia en Cloudsdale, pero resulta que ellos se fueron a Manehattan por una semana y…” No termino la frase. “Bueno, digamos que tendré muchas mas oportunidades para verlos”

“Se a que te refieres” Dijó Dash, pateando un pedazo de nube bajo ella.

“Entones pensé que, ya que iba a estar cerca. Debería ir a visitar a Rainbow Dash” Soarin sonrió, extendiendo su pezuña “Todavía no te he agradecido apropiadamente por salvarme la vida.”

Rainbow Dash contuvo una maniaca y brillante sonrisa y, en su lugar, soltó una risita y golpeo su pezuña contra la de Soarin. “Oye, no hay problema. Hice los cualquier otro buen pegaso habría hecho en una situación igual. Ella bostezó un poco y se obligo a si misma a mantenerse lucida. “Yo siempre te cubriré la espalda. O la espalda de cualquier buen poni. Así que, ¿qué es lo que pensabas venir a hacer aquí?”

Soarin se relamió los labios. “¿Gastar cada centavo que he ganado en pies y pastelillos?” El parecía bastante orgulloso de si mismo y también un poco hinchado. “Eso, e iba a preguntarte si querías ir a volar conmigo.” Dash sintió que se ruborizaba “¿Qué?”

El Wonderbolt parpadeo. “Eres una voladora asombrosa, todos saben eso” El dijo “Un par de errores durante las presentaciones, pero eso sucede cuando intentas los trucos más difíciles.” Dash asintió tímidamente, y el continuó.

"Lo que pasa es que los Wonderbolts nos especializamos en vuelo de equipo. Tu no tienes a nadie con quien practicar, ¿verdad?"

Dash miró hacia abajo. "No", murmuró. "El único Pegaso en Ponyville a quien realmente le tengo confianza es Fluttershy. Y no puedo imaginármela tratando de hacer la mitad de las cosas que hago."

“Bueno, pues aquí me tienes.” Soarin se hincho un poco más. “¿Qué dices?” Solo una pocas lecciones aquí y allá. De cualquier manera, los nuevos miembros vuelan en las alas exteriores. Así que serán en su mayoría las mismas ideas.

“Me encantaría.” Rainbow Dash chilló y saltó al mismo tiempo. “Justo después de haber ganado la competencia de jóvenes voladores, volar con ustedes fue lo mejor que me ha pasado.”

“Esto será un poco mas estricto.” Soarin le advirtió. “Pero creo que podrás con ello. De acuerdo, vamos a encontrar un buen lugar para empezar.”

Soarin salto fuera de la nube y entro al cielo. A Dash le tomó un segundo y, en su estado de emoción, sobrepaso al Wanderbolt en una estela arcoíris. Unos momentos después ella regreso a su lado, avergonzada, y trató de igualar su velocidad con la de el. Al pegaso no pareció importarle su súbito estallido de energía.

“Aun no se trata de velocidad. Ya sabemos que eres buena en eso.” Bromeó. “Vamos a repasar las reglas del juego. En primer lugar, vamos a hacer nuestro vuelo por encima de la capa de nubes. De esta manera, si algo sale mal, no sufriremos gran daño.

Rainbow Dash asintió con la cabeza. "Sí, ahí es donde me gusta practicar mi acrobacias más difíciles." Las nubes no lastiman demasiado si caes contra ellas, y nadie te ve meter la pata. Gracias a Dios.

Soarin los llevo más alto y siguió explicando. “El líder del escuadrón es el corazón de la formación. Todas nuestras maniobras están planeadas y es quien se encarga de indicarnos todos los movimientos. Sin importar cuantas veces hayamos practicado, ¡la comunicación es siempre importante! Si sucede algún imprevisto, nos dice como reaccionar para que nadie resulte herido. Es su responsabilidad cuidar de su equipo. Al igual que la tuya. Como también lo es escuchar todo lo que tu líder te diga.”

Dash asintió a cada palabra, siguiéndolas con gran atención. Ella a penas y se percato de cómo Ponyville se iba haciendo cada vez mas pequeña a sus espaldas. Toda la charla sobre seguir y escuchar la había irritado un poco a pesar de saber que todo era por la seguridad del equipo. Mantente en calma, Dash. Estos no son un montón de caballos entrometidos que te tratan de decirte que hacer. Este es el mejor equipo de voladores que Equestria tiene que ofrecer. Puedes escucharlos.

“Cuando volamos juntos, volamos como si fuésemos uno solo. Nos movemos como uno, respiramos como uno” Soarin empezó a inhalar y a exhalar. Rápidamente, Dash lo imito siguiendo su ritmo. “Ser como uno solo”.

“Suena muy cerca” Dijo Dash.

Soarin asintió hacia ella “Lo es” Dijo el. “Sinceramente, algunos de los otros creen que estas demasiado absorta en ti misma… Que te comportas demasiado como un barco de espectáculos.”

“Yo…” Dash suspiró. Supongo que puedo dar esa mala impresión. ¿Es mi culpa que nadie sea capaz de seguirme el ritmo? ¿Qué intente hacer cosas que otros ponis no se atreven? ¡Pero soy el elemento de la lealtad! ¡Por supuesto que puedo trabajar bien con otros!

“Pero te he visto con tus amigas” El continuó. “Se que eres mucho mejor que eso. Sabes lo que significa hacer a tu compañero poni tan cercano como de la familia. Solo necesitas practicar a volar con ellos.”

Y… El lo sabe… “Gracias”, dijo ella, sintiendo como la tensión abandonaba sus alas.

Los dos alcanzaron la altura máxima por encima de las nubes y de repente se quedaron flotando. Soarin vio a su alrededor y luego asintió. “Muy bien. Esta es una buena altitud. El se echó a reír y le dio un pequeño empujón. "Sé que te gusta hacer las cosas tan vertiginosas como sea posible, pero nosotros vamos a hacer nuestra primera rutina a una velocidad “de brisa”, ¿de acuerdo?"

“Me parece bien”, dijo Dash, sonriendo. Soarin no era un payaso en lo absoluto cuando se trataba de algo relacionado con los Wonderbolts. Y ella amaba pasar el tiempo con uno de sus héroes. Cualquier cosa que la acercara a ese sueño.

“Probablemente conozcas esta rutina. La hacemos en la mayoría de nuestros espectáculos. Soarin floto sobre Rainbow Dash a la vez que gesticulaba con sus pezuñas.

“Reunirse, hacer ruta de vuelo hacia el oeste. Invertirse y seguir derecho. Curvear en la nube”

“Separarse y reencontrarse en el medio, “Dash asintió. “Cruzar caminos y luego reformarse.”

Soarin asintió con la cabeza. "¡Sí! Ahora lo que probablemente no sabes son las señales para todos esos turnos. Así que vamos a repasarlos.”

Rainbow Dash prestó atención embelesada mientras el le mostraba los pequeños gestos de las pezuñas y las alas. Nunca había estado lo suficientemente cerca para verlas antes, pero algunos de los ligeros movimientos significaban mucho. Acelerar, romper, dar vuelta. Formación cerrada, dispersarse... había uno para cada maniobra e incluso para esta rutina. Tiene que haber habido decenas para aprender. Ella hizo todo lo posible para recordarlas y, cuando terminó, el la hizo su recitarlos de nuevo. Ella tuvo que verlos todos una segunda vez solo para meterlos en su memoria, pero pronto estuvo lista para volar.

Soarin se colocó al frente y a su derecha, inclinándose en un pequeño saludo. "No hay nada más que hacer excepto intentarlo. Solo tómalo con calma y sígueme."

"Sí capitán", dijo Dash, riendo. Eso hizo que Soarin se ruborizara un poco. Él dio la señal, y luego se impulsó hacia adelante a una velocidad “de brisa.”

Rainbow Dash había pensado que volar a las espaldas de alguien la haría sentir miserable pero, después de ella comenzar a volar con él, se dio cuenta de que era una sensación totalmente diferente. No era la libertad, sin embargo. Era otra cosa. Camaradería. Confianza. Cuando el inhalaba, ella lo hacia también. Con cada flexión de alas y movimiento en el aire, ella se sentía un poco mas conectada al Wonderbolt.

Cuando giraron juntos, ella casi pudo sentir una cuerda invisible entre los dos. Tal vez era la magia de los pegasos, o quizás se trataba de algo parecido a la amistad. La idea de un equipo cuyo corazón late. Ella era impresionante por si misma, y volar con alguien mas no se trataba de otra cosa que la combinación de sus habilidades. Ella era ambos, si misma y parte de algo mas.

Ellos subieron disparados y eso la lleno de alegría, incluso cuando estaba esforzándose en ir vertical, impulsar sus alas con deliberada lentitud, y luego darse vuela sin caer. De alguna forma, esto era más peligroso que hacerlo a alta velocidad, pero ellos flotaron en el aire por más de un instante antes de enderezarse. Ella leyó las señales sin siquiera pensarlo. Ellos se separaron, cruzaron, chocaron cascos brevemente y entonces se volvieron a reunir.

Y termino. Rainbow Dash se dio cuenta de que estaba sudando y un poco cansada, a pesar de solo haber sido un vuelo tan lento, casi pausado. Pero lo hiciste. Creíste que las conocías antes, pero esa fue una rutina Wonderbolt genuina. Claro, corta y tranquila. Pero aun así es parte del show. El acto de calentamiento antes de que comience el vuelo DE VERDAD.

"Y eso es todo lo que hay que hacer.” Soarin se rió entre dientes y aterrizó con un trote en una nube cercana. "Yo sabía que lo harías bien."

Dash sintió hincharse de orgullo y se pavoneo un poco haciendo un círculo en el aire. "¡Por supuesto! Mantén una mente abierta y puedes aprender cualquier cosa." Sonrió otra vez. "Tampoco viene mal tener un maestro increíble".

El potro se frotó un poco la melena y se echó a reír. "Mira, estaba preocupado por eso. He estado con la necesidad de mejorar mis habilidades de equipo..."

"Hey, podemos ayudarnos el uno al otro.” Rainbow Dash sacudió su melena. "¿Qué más tienes?"

"¿Estas lista ya?", dijo Soarin, saltando. "Si tu lo dices, pero lo siguiente es algo grande…”

Ella estaba preparada para ello. Cada minuto estaba aprendiendo algo nuevo sobre los Wonderbolts, sobre volar en quipo. Y se alegró de tener a uno de los Wonderbolt más tolerantes como su mentor. Al principio pensó que era demasiado tonto, demasiado vago, demasiado tranquilo en comparación con el resto de la Wonderbolts. Pero había algo. Era más como estar con Pinkie Pie y menos como una celebridad. Por lo menos sus apetitos parecen coincidir, Dash reflexionó.

Ellos pasaban dos horas al día practicando, de vez en cuando durante la mayor parte de la semana. Sin embargo, después de una de sus sesiones, Soarin se dirigió a casa con una disculpa. “Mañana estaré ocupado” El dijo. "Tengo que atender algunas cosas en la cuidad. Nos veremos después de eso, ¿de acuerdo?"

"Claro" Respondió Dash. "Eso me dará la oportunidad de ponerse al día por aquí. Darme algo de tiempo para mí." "Genial. ¡Hasta luego, Dash!"

Sin Soarin a su alrededor para preocuparla, Dash de repente sintió el peso del tiempo en sus cascos. Tiempo que, por lo general, usaría para practicar por su cuenta. Algunos bucles y rebotes de nube en nube, pero aun así se sentía profundamente aburrida y distraída. Así que terminó sus tareas de patrulla del tiempo, y desvaneció algunas nubes en cuestión de segundos.

¿Y ahora qué? Pensó. ¿Una siesta? Sus alas temblaron un poco ante el pensamiento. No, demasiado estancado. Tiempo para encontrar a alguien... Sus orejas revolotearon y su mirada se dirijo a Sweet Apple Acres. AJ. Sip. ¿Me pregunto qué estará haciendo?

El Pegaso hizo una espiral de arco iris en el cielo mientras volaba como un rayo a través de Ponyville. Le sorprendió cuan sólida se sentía, como si pudiera ir a dondequiera que su mente la llevase. Dash, casualmente, estaba volando al revés, y divisó a Soarin abajo.

¿Qué está haciendo aquí? pensó. Entonces rápidamente voló a toda velocidad al techo del establo, asomándose de tal forma, que tan sólo sus ojos y algo de su crin de arco iris eran visibles. El Wonderbolt miró a su alrededor y llamó a la puerta del granero. Unos momentos más tarde se abrió y Applejack salió, medio cubierta de barro y heno.

"¡Oh! Soarin!" Applejack de manzana se echó a reír, removiéndose un poco de suciedad de su espalda. "No esperaba que nadie viniera ahora. ¿Qué puedo hacer por ti?"

Soarin casi se echó hacia atrás, esponjando sus alas. "Conoces esos pasteles de manzana que adoro, ¿verdad? Tengo que conseguir uno de esos mientras estoy aquí. De hecho, ¡has dos!"

Dash sonrió y rodo los ojos… El salario de un Wonderbolt podría poner una cantidad ridícula de los alimentos. Me pregunto si el podría vencer a Pinkie... quizás deberían competir. No, eso sería horrible. ¡No quedaría una sola migaja de pan en Ponyville para el momento en que terminen!

"Bueno, yo no pensaba hacer ninguna repostería el día de hoy", dijo Applejack. Las orejas de Soarin se encogieron ante este comentario, por lo que ella añadió rápidamente, "Pero no me importaría poner un par en el horno para ti, Dulzura. Sólo tomará algunas horas, eso es todo."

El estado de ánimo Soarin mejoro instantáneamente. "¡Oh, gracias, Applejack!"

"Ningún problema en absoluto. ¿Tal vez pueda convencerte de llevar algunas manzanas a casa contigo, también?"

"¡Claro! Sólo dime cuánto será."

"Por supuesto. Sera el precio habitual." Applejack mostró una sonrisa. "Déjame encargarme de eso. Vuelve en un par de horas y seguramente ya habré terminado."

Applejack salió del granero, cerró la puerta con una patada usual, y comenzó a trotar hacia la casa. Soarin asintió con la cabeza, pero luego sacudió sus alas y echó a correr hasta estar frente Applejack.

"¡Espera!" dijo. "Una cosa más."

Applejack inclinó la cabeza. "¿Qué sucede?"

El demasiado entusiasta potro se congeló, tartamudeó un poco. El rascado el casco de una manera inusual. "Bueno, me encanta tu repostería."

"Pues, gracias."

"Y tus manzanas..."

"¿Uh-huh?"

"Y estuviste totalmente genial en la Gala. Es decir, amigable. Quiero decir... Tu siempre estas al día con todos los pedidos especiales y todo lo demás, y me gusta mucho cuando te veo. Me haces sentir todo aleteante". Hizo un movimiento rápido con sus alas y le sonrió. "Me gustas, Applejack."

El poni de color naranja miró hacia otro lado y se acarició la mejilla. "Bueno, me siento halagada, Soarin. De verdad."

Dash miraba estúpidamente como el Wonderbolt levantó su pata en un gesto esperanzado. "Tenía la esperanza de que podríamos salir en algún momento, cuando estoy cerca", dijo. "Tratar de tener algo."

Rainbow Dash no estaba segura de cómo tomar esto. ¿A Soarin le gusta Applejack? ¿Es, en tal medida, un estomago andante? ¿Tiene algo por las de tipo mandón que creen saber lo mejor para todos lo demás?

Applejack rió nerviosamente. "Ay, Dulzura. Creo que eres un gran caballo. De verdad." Ella se inclinó y con su hocico le acarició la mejilla. El peso de las siguientes palabras pareció pesar una eternidad. "Pero te vas todo el tiempo. Incluso si yo pensara en tener algo con algún poni, simplemente no podría hacerlo si nunca lo voy a ver. Estoy atada a esta granja y es aquí donde tengo que estar”. Ella suspiró y miró hacia otro lado. "De todas formas, es... Lo entiendes, ¿verdad?"

Soarin hizo todo lo posible para mantener la cabeza alta, pero también se encontró mirando hacia otro lado. "Sí, lo entiendo. Esta bien. Lamento..."

"Nah," murmuró Applejack. "Esta... bien.", Le imitó y esbozó una pequeña sonrisa. "¿Okey?"

"Okey". Soarin asintió con la cabeza, y luego añadió con una sonrisa, "Hazme tres pasteles, ¿puedes?"

"¡Incluso les pondré streusel". Applejack asintió con la cabeza y golpeó el suelo con su pata. "Siempre serás bienvenido por aquí, lo sabes."

"Gracias", respondió Soarin. No había mucho más que decir después de eso. Se sonrieron el uno al otro durante unos minutos y luego se dieron la espalda. Dash no pudo ver el rostro de Soarin mientras el volaba hacia el cielo tan pronto como pudo. El ni siquiera se dió cuenta de que estaba allí. Y Applejack estaba en su camino de nuevo.

Esta vez Rainbow Dash se abalanzo frente a ella, cruzando los brazos. "Ahora, ¿por qué hiciste eso?"

Applejack la miró fijamente. “¿Disculpa?”

"¡Rechazar a Soarin!" dijo, señalando hacia donde el Wonderbolt se había ido. "¡Es un gran potro!"

El poni tierra miró de reojo a su amiga y rascó le tierra con sus pezuñas. "Dash. ¿Estabas espiándome otra vez?"

"¿Y qué si así fue? Aún así te comportaste como una mula."

"No puedo creer que tu..." Applejack escupió. "Un potranca como tu no entendería por qué tenía que ser así."

"¿Qué se supone que significa eso?" Dash avanzó unos cuantos centímetros hacia delante, cara a cara con su amiga. Se miraron directamente la uno a la otra durante unos momentos antes de que Applejack negara con la cabeza.

"¡Por todas las manzanas, Dash! Si piensas que él es tan grandioso, ¿por qué no lo invitas tua salir?"

Dash abrió la boca para responder con un "¡Bueno, tal vez lo haga!" pero la idea la golpeó en silencio. ¿Ella? ¿Soarin? Nunca se le había pasado por la cabeza. Algunos pensamientos fugases, claro, al igual que con una gran cantidad de caballos que le gustaban. Solo un poco, lo suficiente para que finalmente se desvanecieran en su imaginación. Su boca estaba abierta. Y se retorcía, haciendo algunos gestos de irritación hacia Applejack

"Olvídalo, Rainbow Dash", dijo Applejack muy lacónicamente, y se convirtió en el lugar. "Tengo manzanas que recoger y arados que limpiar y... Ya sabes el resto."

Dash arrojo su patas con frustración. "¡No he terminado contigo!" Ella llamó. "¡Vuelve aquí, Applejack!"

Pero su amiga solo siguió caminando. La Ira de Rainbow Dash rápidamente se convirtió en depresión y la incertidumbre. ¿Qué te traes...? , se preguntó. La Pegaso no persiguió a Applejack, sin embargo. Una siesta sonaba perfecta. Se fue directamente a casa antes de que el sentimiento desapareciera.

A la mañana siguiente, Dash y Applejack hicieron las paces, como siempre lo hacían: Pedir perdón por lo que se dijo, abrazarse y chocar cascos. Sin resentimientos, Rainbow Dash recordó haber dicho, estábamos más aturdidas que una gallina en un pajar. Y tenía razón, pero seguía molestándola. ¿Por qué Soarin quería salir con Applejack?, ¿por qué ella lo rechazó?, y ¿qué debía se suponía que debía hacer?

No podía encontrar a Soarin por ninguna parte. El no se presentó a su práctica matutina y Dash fue a buscarlo, pero nadie en Ponyville lo había visto. Sin embargo, no tenía sentido que el hubiese abandonado la ciudad sin decir una palabra. ¿Lo habrá tomado tan mal? La idea de ser rechazado por alguien nunca se le había pasado por la cabeza. Pero aún así tenía pesadillas acerca de ser rechazada por los Wonderbolts... ¿Y si era algo como esto? La idea la hizo estremecer. Hubo momentos en que ella se sentía tan miserable que no quería ver a nadie, y los pegasos son especialmente buenos para esconderse. Quizá él sólo necesitaba un poco de tiempo para ponerse mejor.

Cuando no se presentó el segundo día, Rainbow Dash sintió el pánico empezar a agruparse en sus entrañas. ¿El la había abandonado? Tal vez el Wonderbolts había decidido olvidarse de ella. No, eso no podía ser cierto. No ahora.

Ella trató de enterrar a sus pensamientos en la práctica, pero la alegría habitual que sentía por dispararse a través del aire fue sustituida por un sentimiento de dolor. Así que aumento la velocidad. El sentimiento comenzó a disminuir, o eso creía. La idea de estar involucrado con otro caballo, con un Wonderbolt, con él . Se quedó con ella y no podía salir de su imaginación.

Y ni siquiera estaba allí estaba allí. El aleteo en su pecho se vio empañado por la ansiedad de no saber si alguna vez volvería a verlo, y si lo hacia... ¿Qué iba a decirle?

Muy por encima de Ponyville, el pegaso trató de encontrar consuelo en el vuelo. Observo al tan lejano suelo, y decidió intentarlo. Otro Sonic Rainboom. Pero cuanto más intentaba apartar sus pensamientos, más se desconcentraba. Y, una vez que sintió su cuerpo empujando contra las barreras naturales, no pudo aguantar más.

La fuerza la arrojó al cielo. Ella solo estaba agradecida de haberse estrellado lejos de la vista y el sonido de cualquier otro caballo. Rainbow Dash se arrastró de vuelta a casa y se fue a dormir, con la esperanza de poder evitar la sensación el tiempo suficiente para que las cosas volvieran la normalidad.

A la mañana siguiente, Soarin apareció otra vez como si nada hubiera sucedido. Al principio, Dash pensó en confortarlo, o regañarlo, o algo. Pero entonces el se pondría suspicaz o extraño, o tal vez se iría y...

"Hola, Dash", dijo levantando un ala. "¿Lista para dar otra vuelta a Ponyville?"

¿A dónde fuiste?, se preguntó.¿Por qué te fuiste sin decir nada? Se suponía que íbamos a estar saliendo juntos. ¡Estabas aquí para ayudarme, Soarin! Pero ella sólo sonrió y dijo, "¡Diablos, si! Siempre estoy lista para un buen vuelo

El potro asintió con la cabeza y esperó a que ella tomara posición. Ella decidió irse por la izquierda de el, un poco atrás. Y los dos salieron a la atmósfera. Volar junto a otro Pegaso estaba empezando a sentirse más natural, incluso aunque ella no sintiera la misma ola de adrenalina que solía sentir al volar por su cuenta. Esto le dio un poco de tiempo para disfrutar del paisaje. A pesar de que había crecido en Cloudsdale, Ponyville se había convertido, sin lugar a dudas, en su hogar. Se veía hermosa bajo la casi extinguida luz del sol. Pequeños caballos cansados alargaron sus días un poco más, y ella lo haría también. Las nubes se veían hermosas también. Capturando la luz y haciéndolas lucir tan esponjosas como el algodón de azúcar, o tal vez la melena de Pinkie. Para Dash, no había demasiada diferencia...

La voz de Soarin la sacó de sus pensamientos. "Está bien. Parece que podrás manejarlo, así que vamos a tratar de ir mucho más rápido", le indicó. "¿Crees estar lista para eso?"

Dash sonrió al pequeño desafío implícito. "¡Por supuesto que estoy lista! Rápido es mi segundo nombre", se jactó ella. Soarin se echó a reír.

"Entendido. ¡Mismo conjunto de maniobras que hemos estado trabajando, entonces!"

Dash asintió con la cabeza. Soarin dio la señal y ambos agitaron sus alas al mismo tiempo antes de entrar en una inmersión completa. La sensación era emocionante. Se sintió llegar más y más a su velocidad máxima y, aunque Soarin no era tan rápido como ella, aun podía sentir el viento agitando por encima de ellos mientras atravesaban nube tras nube. Siempre a la misma distancia el uno del otro.

La siguiente fue la parte vertical. El giro fue tan fuerte que sintió una fuerte punzada en sus hombros mientras que súbitamente se dirigían hacia arriba. Ahora las nubes de tormenta de Soarin estaban quedando atrás junto con el arcoíris de Dash. Si alguna vez ella dudo en la capacidad de el como piloto, desapareció conforme practicaban juntos.

El siguiente era el gran truco, la primera maniobra de quipo difícil en la que iban a trabajar. Había visto al Wonderbolt hacerlo unas mil veces: Girar juntos, usando el viento de la cola del otro para ganar una repentina ráfaga de velocidad. Dejando un espectacular rastro de colores mezclados. Esto envolvía que debían estar peligrosamente cerca...

¿Qué estabas pensando? Sus pensamientos volvieron mientras ellos se acercaban a la aproximación final. Estar con alguien que no puede volar contigo. Simplemente... esta mal, de alguna manera. ¡Se perderían gran parte de sus vida! ¿Por qué ella habría... ¿Qué haría el... ¿Por eso estoy-

Dash se dio cuenta un poco tarde que no estaba prestando atención a sus maniobras en absoluto. Si el mismo Soarin hubiese estado poniendo atención, se habría dado cuenta de la posición de ambos, torpe y desviada. Pero en lugar de eso, los dos se reunieron en el centro y se golpean entre el uno al otro a toda velocidad. Ambos impulsos se cancelaron, y colgaban juntos en el aire por un breve momento, plenamente conscientes uno del otro.

Gritaban y caían al mismo tiempo. Gritaron durante todo el camino hacia abajo, y tal vez habrían recuperado su flote si no hubiesen golpeado primero la nube. El solo impacto hizo bajar a la nube algunos metros, pero el material blando hizo que el impacto no doliera tanto como podría haberlo hecho. Cuando sintió algo más que el dolor y la vergüenza en su cuerpo, ella se levanto. Soarin se sentó y le ofreció un casco antes de darse cuenta de que ella se había recuperado más rápido.

"Oh Celestia, lo siento", dijo Dash, sintiendo su corazón sufrir, y comenzar a golpear. ¿Qué pasa si eso fue todo? Ella se había estrellado con un Wonderbolt y ahora ellos sabrían que ella jamás podría volar en un equipo, y no le darían otra oportunidad y, su vida quedaría arruinada por un tonto momento de la falta de atención. "Yo realmente no quería... Fue un accidente, quiero decir... Por favor no..."

"Lo siento," Soarin dijo una vez más. Dash se dio cuenta de que el lo había dicho antes, casi al mismo tiempo que ella. El pegaso le ofreció una mirada de disculpa, que ella creía era casi como la de un cachorro. "Te lo dije, yo soy jefe de equipo. Los accidentes son mi responsabilidad. Creo que solo estaba... distraído."

Rainbow Dash fue relevado, pero se encontró con que aún no podía calmar. "¿Distraído? ¿Por qué? Es un claro cielo azul por todas partes."

Soarin se retorcía. "Nada. Cosas sobre regresar a casa. No sé. Mi cabeza ya no está ahí. Es por eso que me fui por varios días. Me preocupaba poder hacerte daño y... bueno, mírate ahora. "

"Estoy bien", dijo Dash, quitándose el polvo casualmente, y omitiendo un “He terminado mucho, mucho peor”. "Es por Applejack, ¿no?"

Soarin la miró fijamente. "Q-qué, cómo sabes..."

"Somos amigos," Rainbow Dash dijo rápidamente. "Hablamos mucho, ¿sabes? Estoy seguro que usted y el resto del equipo comparten una gran cantidad de cosas por el estilo."

"Supongo, pero..."

"Creo que ella no debió haberte rechazado", continuó Dash. De alguna manera, decir lo que pensaba parecía hacerla sentir... mejor. ¿Por qué no habría de hacerlo? Siempre era así. Así que tomo el riesgo y ver que pasaba. "Quiero decir, entiendo sus razones, pero no las acepto. Si hay algo que valga la pena, debes hacerlo y simplemente hacer que funcione. Sin preocuparte por nada más".

Soarin tragó saliva y parecía como si quisiera esconderse detrás de la nube de todos los extraños cumplidos. "Uh, ¿gracias? Me alegra... que pienses eso."

"Lo pienso", dijo Dash con un gesto definitivo. Todo empezaba a encajar, pero ella estaba tan cerca que se está volviendo loca. ¿Qué es lo que quería hacer, en ese momento? ¿Por qué era tan difícil de entender?

"Soarin ", dijo para llamar su atención. El estaba casi lo suficientemente cerca. No tan cerca. Cuando el levantó la mirada hacia sus ojos, tan confundido. Eso fue todo.

Dash acorto la distancia con un movimiento que era prácticamente un salto. Sin dudar. Sin pensar en ello. Esa era la forma en que ella hacia las cosas. Ella sintió como de nuevo chocaba contra el, pero esta vez fue intencional. Ella lo agarró entre sus dos cascos, cerró los ojos y lo besó antes de que nada pudiera impedirlo.

Todo paso muy rápido, dejando su rostro de un rojo cereza. Los labios de el eran suaves, su cuerpo muy cálido, incluso bajo el traje de vuelo. Sabía un poco como a canela y azúcar, y ella decidió que le gustaba ese sabor. Le gustaba un montón. Pudo haber sido sólo una fracción de segundo antes de que ella abriera los ojos para mirarlo, observándola.

Sus ojos estaban completamente abiertos, reflejando el rubor escondido en alguna parte de él. Ella podía sentirlo. Su mirada de absoluta sorpresa y conmoción duró solo hasta que los ojos de ambos se encontraron y luego se rindió. Cerró los ojos, y ella volvió a cerrar los suyos, sin pudo evitar un escalofrío cuando él la abrazó por la cintura. Felizmente, ella podría detenerse en lo bien que se sentía besarlo, y sentir como el la besaba.

No importa cuando se terminó, seguramente fue demasiado pronto. Eventualmente, ambos debieron detenerse por aire, y permanecieron unos segundos respirando. Ellos se separaron el uno del otro, pero nada más allá de eso. Ella le sonrió de una manera en que nunca le había sonreído a nadie.

"¿Qué fue eso?" Soarin preguntó con un chillido más fuerte que cualquiera que Fluttershy pudiera tener.

Rainbow Dash se encogió de hombros. "¿Te gustó?"

"Sí, pero..."

"¿Te gusto yo?"

"Por supuesto que sí. No sé, siempre creí que eras tan... Te metes de lleno en todo lo que haces, ¿sabes?"

Ella se encogió de hombros y se estiró. Incluso el dolor de la caída y el vuelo la hacian sentirse feliz, de alguna manera. "Lo soy", dijo, "¿y qué? Puedo hacer lo que quiera. No doy pasos hacia atrás." Ella inclinó la nariz contra la de él y sintió su aliento lavar su cara. "No soy Applejack. No voy a tratar de ser Applejack ni nadie más. Sin embargo, soy bastante buena siendo Rainbow Dash. ¡La mejor! Soy tan buena, que creo poder manejar una pequeña “cosa” por encima de todas las demás. " Ella sonrió. "¿Qué te parece? ¿Tu? ¿Yo? ¿La mejor pareja que alguna vez haya existido?"

El sonrojo de Soarin había empeorado ahora, sus alas totalmente abiertas con sus plumas extendidas hacia el cielo. Sin poder conseguir que se calmaran. "Creo que eso me gustaría," admitió.

"Eso es todo, entonces, vamos a- "

"Pero Applejack tiene razón", dijo Soarin ', con la cabeza gacha. "Me voy todo el tiempo, y yo ni siquiera puedo decir que me gustas. ¿Qué tan tonto es eso?"

Dash suspiró y sacudió la cabeza, golpeándosela con un casco. "No me importa", dijo. "Nada de eso. Eres un Wonderbolt. Vas lugares. Haces cosas asombrosas. ¡Me encanta eso! Y no pasará mucho tiempo hasta que yo estoy ahí contigo, de todos modos."

"Supongo..."

"Y además, tú sabes que soy la mejor voladora en Equestria. ¿Me quieres allí? Envía un pergamino." Dash asintió con la cabeza y movió un brazo rápidamente sobre el otro. "¡Bam! Ahí estoy."

Soarin se rió un poco. "Realmente podrías..."

"Tendrás que volver a volar conmigo de todas formas", dijo ella, levantando una ceja para suprimir cualquier tipo de objeción. No halló ninguna. "¿Cómo si no, voy a igualar tu genialidad a la mía?"

El Wonderbolt azul volvió a reír y sonrió. La nube de tormenta de rechazo por encima de su cabeza se había ido por completo. Ahora se veía muy emocionado. Por lo menos, Dash lo creía. Así es como se sentía, después de todo.

"¿Así que tú eres mi novio ahora?"El murmuró.

Dash se rió. Es al revés, ‘dulzura’. Pero lo pensare, si es lo que realmente quieres. "

Ella le dio un golpe juguetón en el hombro, y forcejearon en las nubes un poco antes de tener una pausa repentina. Rainbow Dash aprovechó la oportunidad para mirar en esos ojos de esmeralda perfecta otra vez, y sonrió. Un familiar sensación de calor, y burbujas en su interior que no podia reprimir por más tiempo.

"¡Aah!" Ella chilló, golpeando sus cascos juntos. "Estoy saliendo con un Wonderbolt!"

"Sí," Soarin rió entre dientes, golpearse su frente contra la de ella. "Y yo estoy saliendo con La Rainbow Dash

Ella se rió un poco más. "Bueno, bueno, estamos echando demasiada miel aquí", admitió ella con timidez. "Vamos a hacer ese truco de nuevo. Creo que podemos lograrlo esta vez."

Soarin se puso de pie y se sacudió de la cabeza hasta la cola, enderezando sus plumas. "¡Por supuesto que podemos! Lo de siempre. Permanecer en la formación, respirar y movernos como uno solo."

Rainbow Dash tomó su posición de nuevo. Tal vez ella disfrutaba más al volar por si misma, sin nada que la retuviera. Pero ella podía hacer eso cuando quisiera. Ella podía volar con Soarin, y el resto de los Wonderbolts, y aún así ser la mejor voladora en toda Equestria. Y si aparecía otra cosa, ella iría mas allá para probar su punto. No le haría mucho bien quedarse pensando en eso. Pensar demasiado siempre lo pone un freno a las cosas. Incluso a las que más queremos hacer.

"¡Muy bien, vamos!" Llamó Soarin.

Saltaron de la nube y abrieron sus alas de nuevo para volar. Dos pegasos volando en tándem contra la puesta del sol, pintando el horizonte con sus colores.


Fin

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar