FANDOM


Atacando desde adentro
Pertenece a: Trapezium
Género Acción, misterio
Estado Terminado
Ambientada en Nuevo DiamondTown, Equestria
Cronología
Vieja cuenca no olvidada Atacando desde adentro Tribu maligna y espíritu de niebla
"Atacando desde adentro" es el décimo capítulo de Digression.

Después de haber llegado por milagro al destino que esperaba, Burning Fury es llevada al hospital del nuevo DiamondTown por Density Presence, donde su llegada provocará en un periodo relativamente corto de tiempo, reacciones completamente inusuales y anormales en un paciente en particular, y todo esto sin una explicación clara.

Relato

Dentro del hospital de DiamondTown, se podía ver en uno de los pasillos a un grupo de médicos moviendo una camilla apresuradamente, mientras no muy atrás iba una yegua con su potrilla esperar en los asientos que habían en el corredor.

  • Médico 1: ¿Cuál es su estado?
  • Médico 2: Presión de 81 con 58, frecuencia cardiaca de 155.
  • Médico 1: Debemos hacer un drenaje rápido, porque ya está en shock.

[Entran a una sala]

  • Potrilla: (Asustada) Mamá, ella se recuperará, ¿Verdad?
  • Yegua: (La abraza y suelta una lágrima) Eso espero hija... eso espero.

Dentro de la sala de urgencias, aquella paciente recuperó en parte el sentido, pero se encontraba muy confundida, y lo único que podía hacer era escuchar las voces de los cirujanos a la vez que sentía un pequeño cosquilleo en su costado izquierdo. Después, permaneciendo igual de confundida, volvió a perder el conocimiento.

  • La paciente: (Pensando con los ojos entreabiertos) No se qué rayos está pasando, ¿Quienes son esos? Me siento muy fatigada, no quiero morir... no... ahora.

[Dos horas después]

Ya había terminado hace unos minutos la operación de aquella paciente, que era Burning Fury, y la yegua que se había quedado esperando con su hija afuera de la sala entraron para verla. En la sala permanecían algunos enfermeros y enfermeras.

  • Day Glow: (Hacia una enfermera) Em... disculpa.
  • Enfermera: ¿Sí?
  • Day Glow: ¿Cuál es el estado de esa poni? (apuntando a Burning)
  • Enfermera: Ah ella está estable por ahora, se ve que la trajeron aquí a tiempo. Probablemente se despertará en unos tres o cuatro días más, ¿Otra consulta?
  • Day Glow: No, solo eso, gracias.
  • Enfermera: No hay problema (se va).
  • Day Glow: (Abraza a Mystery) Gracias a Dios, gracias.

Seguido de esto, entró un unicornio de color arcilla y fue a poner su atención en la misma poni que Day Glow, o sea, Burning.

  • Unicornio: (Suspira) Bueno, pues parece que ahora está estable.
  • Day Glow: Sí, y no nos queda otra cosa más que agradecerte.
  • Density Presence: (Levantando un poco un casco) No tiene por qué agradecerme, es lo que debía hacerse. (Obsevando a Burning) Si no hubiese estado en la entrada del pueblo ayudando a esos ponis no la habría visto a la lejanía. Tengo miedo de que esos tipos que estaban detrás de ella vuelvan. Y por cierto, el otro señor por el que me preguntaron está estable también... al menos por ahora.
  • Day Glow: (Levanta una ceja) ¿Estás hablando de Stone Miner?
  • Density Presence: Sí, ese era su nombre, está en otra sala que creo que está cerca de esta.

Salieron de la sala de urgencias, pues a Burning se la iban a llevar a otra sala, ya que se encontraba estable. Los tres ponis avanzaron un poco por el pasillo hasta que llegaron a unos asientos, y se quedaron ahí por unas horas.

[Tres horas después]

Había pasado otro largo periodo de tiempo, y Burning permanecía en una habitación que se encontraba de la sala en la cual estaba Stone.

Density, Day y Mystery habían caído en sueño en los asientos del pasillo. Sin embargo, su sueño no duraría mucho, puesto que inesperadamente una enfermera comenzó a advertir de algo, y justamente dicha enfermera estaba saliendo de la sala en donde estaba Stone.

  • Enfermera: ¡Doctor espere! ¡Algo está cambiando en el paciente de nuevo!
  • Médico: ¿Qué le ocurre ahora? (mira al electrocardiógrafo) ¡¿Qué?! ¡¿Ahora tiene fibrilación auricular acaso?! (Entra a la sala).

[A la mañana siguiente]

Ya eran alrededor de las nueve. El hospital de DiamondTown era llenado por un silencio que parecía irrompible, hasta que dicho silencio fue perturbado por los pasos de unos ponis que avanzaban por uno de los pasillos, y que luego se detenían junto a una puerta que arriba tenía el número 117.

  • Médico: (Abre la puerta y se sorprende) Oh, con que ya despertaste jovencita. Despertaste más rápido de lo que se esperaba.

La unicornio de ojos azules tenía una clara expresión de agobio en el rostro, a la vez que mantenía sus ojos entrecerrados mirando hacia arriba mientras en ella predominaba un sentimiento de confusión.

El médico solo comenzó a anotar algunas cosas en un cuaderno, y luego de eso le preguntó a Burning sobre como sentía algunas partes de su cuerpo, ella respondiendo ante todas esas preguntas que se sentía bien dentro de todo.

  • Médico: Sabes, tú no pareces ser una poni normal. La bolsa de aire ya tenía colapsados prácticamente a los dos pulmones, pero aún así no tienes ninguna secuela (se acerca a la puerta y la abre).
  • Burning Fury: (Con voz algo débil) Espere... le quiero preguntar algo. Los tres ponis que vinieron conmigo hasta acá, ¿Dónde están?
  • Médico: (Sale y observa el pasillo) De hecho ahora mismo vienen para esta sala. (Hacia los individuos) Pueden pasar, la paciente ya está despierta.
  •  ???: Gracias.

Los sujetos entraron a la habitación, y Burning, al ver que efectivamente se trataba de los ponis que esperaba, recuperó la vida en el rostro.

  • Burning Fury: (Con una gran sonrisa) ¡Mamá! ¡Mystery! ¡Density!
  • D.G, M.N: ¡Burning!

Day y Mystery abrazaron a Burning con alegría, mientras que Density solo le dio el casco. En ese momento fue la primera instancia en la que Burning miró a un corcel de una forma más especial.

  • Density Presence: Y pues, ¿Ya te estás sintiendo mejor Burning?
  • Burning Fury: (Feliz) Mejor que nunca ahora que ustedes llegaron. (Mira a Density) Oye y... en serio... te lo agradezco muchísimo, (sonríe un tanto sonrojada) me salvaste la vida.
  • Density Presence: (Riendo un poco) No te preocupes, obviamente no te iba a dejar tirada ahí si te podía ayudar. Además, fueron los cirujanos los que te salvaron.
  • Burning Fury: (Hacia su mamá y su hermana) Y... em... ¿Saben algo de cómo está papá? ¿Está bien?
  • Day Glow: (Algo insegura) Bueno, te diré la verdad. En realidad aún no está muy estable según lo que me dijo uno de los médicos que lo atendió.
  • Burning Fury: (Preocupada) ¿Por qué? ¿Qué tiene?
  • Day Glow: No sé, el médico me empezó a hablar del corazón, así que tal vez tenga algo al corazón. Pero, ¿Por qué tendría problemas a eso si su familia no tiene antecedentes?
  • Burning Fury: (Frunce el ceño) Maldición, tal vez esa cosa extraña le pudo haber hecho algo.
  • Density Presence: ¿Qué cosa dices?
  • Burning Fury: (Suspira) Siempre es una larga historia.
  • Density Presence: Primero que todo, ¿Cómo llegaron tú y tu papá hasta aquí?

Burning iba a comenzar a contar todo de la forma más resumida posible, pero se vio interrumpida por un fuerte grito que alguien dio de imprevisto. Dos salas más allá de la de Burning, se encontraba Stone Miner con una expresión en su rostro que evidenciaba el gran dolor que provenía en gran parte de su cabeza, la cual se agarraba fuertemente a la vez que jadeaba por dicho dolor. El electrocardiógrafo indicaba cada vez más pulsaciones por minuto. Rápidamente llegaron unos médicos que fueron traídos por un enfermero a la sala. Le inyectaron anestesia, pero esta parecía no hacer mucho efecto, por lo que siguieron tratando de calmarlo, pero parecía algo difícil de lograr.

Mientras los ponis, inútilmente seguían tratando de calmar a Stone con la anestesia y de otras diversas formas, de repente electrocardiógrafo dejó de dar señales de actividad eléctrica, y el cuerpo de Stone se paralizó por completo, no dando señal de vida alguna. Justo cuando se preparaban para darle una descarga eléctrica para reanimarlo, el aparato comenzó a mostrar actividad nuevamente. Los médicos miraban muy confundidos al aparato, pero por sorpresa, Stone agarró el casco de uno de los médicos, y lo hizo con tal fuerza que el sujeto empezó a chillar del dolor.

Stone, quien tenía la cara medio oculta, la mostró nuevamente, pero esta vez, su expresión era de tanta locura que hacía que aquel individuo ya no pareciera ser Stone.

  • Stone Miner: (Con voz siniestra) Deja la anestesia (aprieta más) y muérete de una vez.

El poseído Stone le lanzó un rayo de magia al médico, haciendo explotar toda la habitación, llamando la atención de casi todo el hospital.

  • Day Glow: (Sobresaltada) ¡¿Y ahora que demonios fue eso?!
  • Burning Fury: (Algo asustada) Obviamente no puede ser nada bueno (trata de levantar su torso, pero el dolor la detiene).
  • Density Presence: (Preocupado) ¡No Burning! ¡Qué haces! Recién ayer te hicieron el drenaje. Aún debes reposar.
  • Burning Fury: Pero puedo soportarlo, ¿Qué pasa si ocurrió algo muy grave? (Se trata de levantar de nuevo, pero Density la detiene).
  • Density Presence: En ese caso yo iré a ver que pasó.
  • Burning Fury: Pero...
  • Density Presence: No se preocupen, yo veré lo que pasó (sale rápido de la sala).

El corcel, al pasar por la puerta, con lo primero que se encontró fue con una nube de humo que no dejaba observar muy bien el lugar, y había quedado un hueco en la pared del corredor, y dicho hueco daba al exterior.

Conforme el humo se expandía y disipaba, iban llegando más ponis para contemplar lo sucedido. Density quiso avanzar hasta donde parecía haber un cuerpo para saber si estaba con vida, y fue entonces cuando se topó con una gran sorpresa.

  • Density Presence: Rayos, quién diría que cosas así empezarían a pasar de... (otra voz lo detiene).
  •  ???: (Furioso) Fuera del camino.
  • Density Presence: (Sobresaltado) ¡Quién! (es golpeado violentamente).

Un sujeto desconocido apareció entre la nube de humo sin dar indicio alguno de su presencia en el área; y Density, confundido, no pudo reaccionar a tiempo y esquivar el golpe que le lanzó aquel poni desde su derecha.

La temible fuerza del golpe recibido por Density, terminó por impulsarlo lo suficientemente fuerte como para atravesar la muralla y acabar afuera de la construcción, mientras el resto de los ponis comenzaban a dar pasos hacia atrás, teniendo un muy mal presentimiento de lo que habían visto.

Density se quedó quieto por unos segundos, aturdido, sin poder digerir completamente lo que había ocurrido tan sólo unos instantes atrás. Después de otros segundos levantó la cabeza, y fue ahí cuando vio algo que lo llenó aún más de confusión. Era el padre de Burning, Stone Miner. Density logró reconocerlo ya que lo había visto llegar al hospital con otro unicornio y una pegaso, además de que también sabía un poco de Stone por su esposa, Day Glow. Pero esta vez, el que supuestamente era Stone, tenía un aspecto mucho más aterrorizante, tanto así que daba la impresión de que algo más lo controlaba en ese momento.

  • Density Presence: (Pensando mientras se para) ¡Una impresión muy similar daban los protestantes en Ponyville! (Hablando) Algo muy oscuro está detrás de todo lo que ha pasado.

La familia de Density, que se encontraba paseándose por el lugar, muy intrigados al ver el estado del pueblo, lograron darse cuenta a la lejanía de lo que ocurrió cerca del hospital, alarmándose aún más al ver que Density se encontraba en el suelo con unos cuantos restos de cerámica sobre él.

Comenzaron a correr hasta él para ayudarle, y posteriormente encontrarse con que había un gran agujero en la parte trasera del hospital al mismo tiempo que veían como el resto de los ponis se alejaba de un Stone que se encontraba completamente dominado por una presencia desconocida.

  • Papá de Density: (Preocupado) ¿Qué pasó Density? ¿Por qué estás tirado aquí de repente?
  • Hermana de Density: (Mirando hacia el hoyo que había en la pared) Creo que eso explica por qué.
  • Density Presence: (Algo lastimado) Se volvió loco. (Se levanta) No se preocupen, estoy bien.

Inesperadamente el endemoniado unicornio dio un fuerte grito que creó una gran onda, la cual lanzó a todos los ponis que estaban cerca de él hacia atrás, agrietando también ligeramente las paredes del hospital.

Cuando parecía ser que el unicornio se iba a escapar, sin siquiera esperarlo, Burning apareció detrás de él y empezó a forcejear con él. El enloquecido Stone dio cuenta de un debilitamiento ante Burning por unos segundos, sin embargo, al poco tiempo se recuperó instantaneamente.

  • Burning Fury: ¡Papá detente! ¡Qué demonios te ocurre!
  • Stone Miner: ¡Suéltame maldición! (la golpea en la mandíbula con su codo, y la deja aturdida).
  • Density Presence: (Alterado) ¡Burning! ¡Qué haces! (Hacia su padre) Papá, debemos ayudarla, o la hará pedazos.
  • Papá de Density: (Vacilando) Maldita sea, (empieza a correr junto a su hijo) ¡Quita tus cascos de ella monstruo!
  • Mamá de Density: ¡Qué están haciendo!

Ambos unicornios corrieron lo más rápido posible para abalanzarse en contra de Stone, quien le estaba dando un montón de golpes a Burning en distintas partes del cuerpo. Siguió haciendo esto hasta que se dio cuenta de que Density y su padre estaban ya justo a punto de tirársele encima. Fue entonces cuando cargó una gran energía en su cuerno y provoco una explosión de gran magnitud que de milagro destruyó solamente una parte relativamente pequeña de la construcción.

Fuera y lejos (más o menos a una cuadra) del hospital quedaron Burning, Density y el padre de este, heridos, aturdidos y confundidos.

Burning trató de levantar la mirada rápidamente para volver a mirar hacia el hospital, pero para cuando lo hizo, el que ya no parecía ser su padre ya no estaba ahí.

Entretanto los ponis se preguntaban que acababa de pasar en aquel momento, en una celda especial y aislada, con un supresor de magia en su cuerno, se encontraba Entrance en la pequeña cárcel del pueblo, cuando de la nada apareció en frente de ella el causante de toda la revuelta afuera en el pueblo.

Fog Spirit, disfrazado de Stone Miner, se había infiltrado en la cárcel con su magia sin que nadie se inmutara. Entrance reaccionó ante su súbita aparición, demostrando estar muy confundida al verlo, incluso mirándolo como un desconocido, cosa que le extraño bastante al unicornio.

  • Fog Spirit: ¿Qué sucede Entrance? (Le sujeta el casco) ¿Por qué me miras así?
  • Entrance Mirror: (Algo asustada) ¡Quién er...!
  • Fog Spirit: (Le tapa la boca) Shh, tranquila. Ahora me recordaras.

Fog rodeó a Entrance con su aura color violeta oscuro; Entrance comenzó a retorcerse por un gran dolor que empezó a afectar principalmente su cabeza, pero no podía emitir ningún tipo de sonido, pues Fog la mantenía callada con su magia. Después de pasados unos segundos, Entrance se levantó como si nada le hubiese ocurrido, y luego, levantó la cabeza para revelar una mirada aterrorizante y mucho más segura de sí misma que antes.

  • Fog Spirit: (Con tono burlón) ¿Y bien? ¿Cómo te sientes ahora?
  • Entrance Mirror: (Con tono siniestro) Mejor que nunca (mira a Fog extrañada) ¿Por qué tiene ese cuerpo tan raro?
  • Fog Spirit: No hay tiempo para preguntas, debemos salir de aquí sin que nos molesten.
  • Entrance Mirror: Entendido.

Ambos unicornios fueron rodeados por sus auras mágicas para luego teletransportarse hacia el exterior. Aparecieron algo alejados del pueblo, pero al avanzar tan solo un poco más se encontraron con algo inesperado. Se trataba de una gran cantidad de ponis que estaban rodeando el lugar, los cuales al ver a Fog Spirit en el cuerpo de Stone comenzaron a desesperarse sin razón aparente.

  • Un poni cualquiera: (Aterrado) ¡A-a-a ese poni lo he visto! ¡Estoy seguro!
  • Otro poni: ¡Ese tipo e-es la silueta!
  • Fog Spirit: (Ríe un poco) Me había olvidado de ustedes. Es chistoso que me reconoscan a pesar de estar en este cuerpo.

De repente, Fog Spirit encendió su aura y lanzó un rayo de magia a la gran multitud de ponis. Después de mantener dicho rayo de magia por unos segundos, Fog Spirit se encontraba algo agotado, pero satisfecho con lo que había hecho. Todos aquellos ponis volvían a estar de su lado en ese momento.

Algunos guardias que patrullaban los extremos de la cuenca lograron divisar la masa de magia que generó Fog Spirit, por lo cual se dirigieron de inmediato hacia allá.

Al llegar ahí, los ponis quedaron algo sorprendidos y confundidos al encontrarse con tal cantidad de ponis cerca del pueblo. No obstante, más cerca de ellos se encontraban los dos unicornios, Fog Spirit y Entrance Mirror, ambos con no buenas intenciones.

  • Guardia 1: (Hacia uno de sus compañeros) ¿Esa no es la unicornio que dejaron en prisión preventiva?
  • Guardia 2: Me parece que sí.
  • Guardia 3: (Con un aire de desconfianza) ¿Quiénes son ustedes junto a este montón de ponis?

Inevitablemente la situación atrajo a los pueblerinos, quienes se presentaron en el momento menos oportuno, ya que justo en aquel momento Fog Spirit ya iba a dar la orden de someter al pueblo junto con sus habitantes tal como se hizo con Ponyville.

Burning también se dirigió hacia el sitio, a pesar de que Density trató detenerla y convencerla de que se quedara en el centro del pueblo, pensando que el suceso pudiese tratarse de su ahora absorbido padre por la presencia de Fog Spirit.

Llego la unicornio adolescente al lugar algo agotada. Primero se concentró en como los guardias mantenían alejados al resto de los ponis. Posteriormente fijo su mirada en lo que estaba más adelante, fue entonces cuando se encontró con la sorpresa de que había una gran cantidad de ponis detrás de otros dos ponis los cuales ella desconoció por unos instantes. Después miró a dichos ponis, y se dio cuenta de que se trataba de Entrance y su padre dominado por un ser que la unicornio aún desconocía.

Nadie de los que estaban ahí esperó que de repente Fog diera a los que estaban de su lado la orden de someterlos a todos junto con el pueblo entero.

Seguido de esto, dos guardias que estaban detrás de Fog Spirit se lanzaron sobre él, ya que este generaba demasiada desconfianza, pero justo cuando inesperadamente los ponis dominados por la magia de Fog comenzaron a correr endemoniadamente, este último movió sus cascos tan rápido hacia los guardias que terminó por atravesar sus pechos.

Burning fue la que presenció aquello más directamente. Lo que menos quería pensar era que eso lo había hecho su padre. No quería admitir que estaba horrorizada por dentro, y en un intento de mantener el juicio, explotó. Su aura mágica se encendió sin que ella lo quisiera y, comenzó a correr furiosamente hacia su padre, quitando de su camino todo lo que encontrase.

Exactamente cuando Burning estaba a punto de agarrar el cuerpo de Stone, este se giró velozmente y le tomó los cascos mientras Entrance daba ordenes a los títeres de Fog.

  • Burning Fury: ¡Qué demonios estás haciendo papá! ¡Detente!
  • Fog Spirit: (Se ríe un poco) Qué ingenua eres... (le aprieta más los cascos) tu padre ya no está aquí (la levanta y le pega fuertemente en el estómago, lanzándola devuelta a la cuenca).

Antes de que Fog pudiera volver a reírse, un extraño dolor recorrió todo su cuerpo (el cual era de Stone), dolor que perduró por unos segundos, principalmente en su cabeza.

  • Fog Spirit: (Se molesta) ¡Maldita sea! (Se levita con su magia y lanza un rayo hacia la dirección en la que cayó Burning) ¡Qué raro! (Pensando) Pero qué importa ahora. Sólo debo concentrarme en lo más importante... ir a Manehattan.

Fog Spirit volvió al suelo y comenzó a caminar lejos de la cuenca mientras sus "soldados" tomaban control de todo lo que encontraban a su paso.

Ningún poni fue capaz de enfrentarlos, pues estos parecían haberse vuelto más fuertes al haber vuelto al trance que Fog usó en ellos. Incluso unicornio fuertes fueron incapaces de hacer frente a los ponis oscurecidos, y la que había sido capaz de enfrentarlos una vez había quedado enterrada por completo en los escombros de una de las casas de aquel pequeño pueblo con el que estaban arrasando de lleno.

  • Fog Spirit: (Pensando) Hm, qué lastima que estando fuera de mi dimensión no pueda usar telepatía (se teletrasporta).

[En una cueva desconocida]

Había un pequeño grupo de ponis que estaban en lo que parecía la salida de una cueva, cuando de repente todos se detienen, excepto una poni terrestre.

  • Un poni gris: (Agarra a la yegua y la hace retroceder) ¡Espera! (Susurrando) ¿No viste quienes son?
  • Una yegua blanca: (Susurrando) Pero, ¿Qué pasa? ¿Por qué susurramos?
  • El poni grís: ¡Por qué mira quienes son! Se ven parecidos a los que nos metieron en esa jaula.
  • La yegua blanca: ¿Cuál... jaula?
  • Una yegua con traje de policía: ¿No es ese el castillo de las dos hermanas el que se ve a lo lejos?
  • La yegua blanca: ¿Ehhh? (se queda mirando el castillo por unos instantes) ¿Estamos... en Canterlot?

La terrestre blanca insistía en asomarse un poco, hasta que uno de los sujetos de los que parecían ser un peligro para el pequeño grupo de ponis, advirtió a sus compañeros de haber visto algo moverse en aquel pequeño pasadizo en el cual se escondían los ponis.

  • Poni gris: (Suspira) ¿Cuál dijiste que era tu nombre?
  • Poni blanca: (Con un aire de preocupación) Agility Earthquake.
  • Poni gris: Maldición Agility... El mio es Firewood por si acaso.

Antes de que aquella gran masa de ponis de aspecto tribal llegara hasta el sitio donde se encontraba el pequeño grupo de ponis oculto, estos últimos empezaron a buscar un escondite de los demás sujetos frenéticamente, y antes de que pudieran comenzar a sentirse seguros en sus escondites imaginarios, una de las yeguas que se encontraba en el grupo comenzó a emitir fuertes gritos de exasperación, advirtiendo así al resto de que habían sido descubiertos irremediablemente.

Firewood, resignado por aquello, no halló otra opción más que mantenerse en su sitio, al contrario de algunos otros que, inútilmente, intentaron arrancar, siendo unos poco incluso heridos gravemente con el enfermizo fin de no dejar escapar a absolutamente nadie de los pocos individuos que se encontraban escondidos en aquella cueva.